A la dieta mediterránea le ha salido una seria competidora reconocida por la OMS: la dieta escandinava, tan saludable como la nuestra e ideal para mantener el peso