Para ejercitar nuestro cerebro y mejorar nuestra memoria podemos hacer ejercicios sencillos, como memorizar números de teléfono o, si nos gusta, podemos incluso empezar a estudiar otro idioma