nunca-poner-papel-higiénico-encima-del-commade

Todos sabemos que los baños públicos están extremadamente sucios y huelen muy mal. Esto se debe a que muchas personas lo usan y todos se sientan en el asiento del inodoro para satisfacer sus necesidades. Sé con certeza que muchas personas tienden a poner papel higiénico en el asiento para crear una barrera entre el cuerpo y todas las bacterias desagradables.

Esto puede sorprenderle, pero no es la solución correcta y no es segura en absoluto. Los especialistas en infecciones afirman que cubrir el asiento del inodoro con una capa de papel puede aumentar el riesgo de entrar en contacto con bacterias.

Como ves, olvídate de ponerte papel higiénico para protegerte. Los baños modernos están diseñados para prevenir las enfermedades bacterianas e intestinales que tienen los baños públicos.

Según muchos científicos, las infecciones gastrointestinales o de transmisión sexual no se transmiten a través del contacto entre el asiento del inodoro y la piel, ya que la piel de nuestros glúteos es una protección eficaz contra las bacterias.

“Los asientos de los inodoros no son un vehículo para la transmisión de ningún agente infeccioso, no se contagia nada”, dijo al Huffington Post William Schaffner, profesor y especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

Otra gran idea por la que debemos repensar la colocación de papel higiénico en el asiento del inodoro es porque el papel es un portador ideal para todo tipo de bacterias. Por ejemplo, colocas papel en el inodoro, lo recoges cuando terminas y luego puedes tocarte la cara inconscientemente, lo que significa que te estás exponiendo a más bacterias.

Otro gran problema de los inodoros es el tirador que utilizan las personas que acaban de cumplir con su “actividad”, convirtiéndolos en un caldo de cultivo para las bacterias.

Además, las personas también se olvidan de cerrar la tapa cuando tiran la cadena del inodoro, lo que también propaga las bacterias por el baño.

Según muchos estudios, los secadores de manos eléctricos también transmiten bacterias. Transmiten gérmenes hasta seis pies (1.8 m).

Ahora que sabe todas las cosas repugnantes que suceden en los baños públicos, ¿qué puede hacer para prevenir la propagación de bacterias? Asegúrese de lavarse las manos correctamente. Los investigadores afirman que esto puede reducir el riesgo de enfermedades del estómago en aproximadamente un 50 por ciento.