Elimina tú mismo los fibromas y verrugas de la edad con polvo de hornear y aceite de ricino

Si bien la mayoría de las verrugas son inofensivas, son molestas y algo desagradables a la vista. Si se forman en lugares claramente visibles, lo mejor es deshacerse de ellas lo antes posible. Algunas personas son más proclives a desarrollar verrugas, especialmente en el cuello y el pecho.

Estas verrugas del cuello pueden ser fibromas o las llamadas “verrugas de la edad”. Estas últimas, como su nombre indica, se forman en una edad avanzada. No solo la predisposición genética, sino también factores externos como los productos químicos o la luz ultravioleta pueden desempeñar un papel en el desarrollo de las verrugas. 

Así que no importa si son fibromas o verrugas de la edad: ambas pertenecen al grupo de las alteraciones benignas de la piel. Sin embargo, si no estás seguro, debes consultar a un dermatólogo. Las verrugas de la edad se confunden a menudo con las marcas de nacimiento debido a su color oscuro. En cualquier caso, no hay necesidad de procedimientos o productos químicos complicados para deshacerse de esas bolitas en el cuello, sino solo dos remedios caseros naturales. 

El aceite de ricino es un aceite vegetal que se utiliza en medicina y en cosmética, entre otros campos. Se extrae de las semillas del arbusto ricinus communis, también conocido como castor o higuereta. Ya en la antigüedad el aceite era apreciado por sus diversas aplicaciones. Cuando se utiliza internamente, el aceite de ricino actúa como laxante. Pero externamente, puede ser utilizado para tratar cicatrices y ciertas alteraciones en la piel. 

La combinación de aceite de ricino y polvo de hornear es particularmente eficaz para eliminar las verrugas y las manchas de la edad. A continuación, aprenderás a hacer tú mismo este novedoso remedio.

Vas a necesitar:

  • 1/2 cucharadita de ricino
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • Tirita para heridas

Se hace así:

1. Pon el aceite de ricino y el polvo de hornear en un recipiente pequeño y mezcla ambos ingredientes hasta hacer una pasta. 

2. Aplica la pasta sobre la verruga por la noche y coloca una tirita encima. Deja la pasta actuar toda la noche y retira la tirita a la mañana siguiente.

3. Si es necesario, repite el tratamiento por tres días seguidos, hasta que la verruga se caiga. No retires por la fuerza la piel caída, deja que la pasta y la tirita para heridas hagan todo el trabajo.

Atención: en caso de dolor o sangrar, debes suspender el tratamiento inmediatamente.

Debido a que la mezcla de polvo de hornear y aceite de ricino es muy alcalina, esta solo debe aplicarse a la verruga. Asegúrate de que la piel alrededor de la verruga no entre en contacto con la pasta. Si no estás seguro de poder tolerar el tratamiento, haz la prueba primero en un lugar pequeño y discreto. 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!