La cantidad EXACTA de sales de Epsom que debe agregar a su baño en función de su peso

La sal de Epsom es sulfato de magnesio, un compuesto mineral, aunque parece una sal.

La sal de Epsom es versátil, puedes usarla para nutrir tu piel o fertilizar tu jardín, y algunas personas incluso la agregan a los baños para crear una sensación de relajación y promover la recuperación muscular.

Siempre debes tener sal de Epsom en tu cocina, porque es muy beneficiosa, y lo mejor es que la puedes encontrar fácilmente en casi todas las farmacias y además es muy barata.

Potentes beneficios de la sal de Epsom

La sal de Epsom contiene magnesio que se absorbe fácilmente a través de la piel cuando se aplica tópicamente.

Este mineral específico es cofactor de más de 300 enzimas en el cuerpo. Se considera muy beneficioso porque contribuye a la producción de energía, ayuda a regular los niveles de vitamina D, zinc, potasio, calcio, cobre y otros nutrientes clave en el cuerpo y también reduce la inflamación.

Tiene la capacidad de tratar el asma, arritmia, migrañas, osteoporosis, cáncer colorrectal, síndrome premenstrual, eclampsia, depresión, diabetes, hipoacusia, insuficiencia cardíaca y fibromialgia.

Por otro lado, el sulfato es importante cuando se trata de promover la desintoxicación del hígado. Cuando combinamos estos químicos en un baño caliente, ayudan en la producción de serotonina, la “hormona feliz” que promueve una sensación de calma y relajación.

El uso de baños de sal de Epsom se puede utilizar para tratar las siguientes afecciones:

  • Dolor por diarrea durante la quimioterapia.
  • Dolor y enrojecimiento por quemaduras solares
  • Inflamación y dolor de artritis
  • Uñas encarnadas
  • Pies cansados ​​e hinchados
  • Insomnio
  • Moretones y esguinces
  • Fibromialgia, una afección que hace que le duelan los músculos, ligamentos y tendones y provoca puntos sensibles en todo el cuerpo.
  • Psoriasis, una enfermedad que causa enrojecimiento, picazón y escamas en la piel
  • Dolor en los músculos después de hacer ejercicio

Cómo usar las sales de Epsom

Puede ver que la mayoría de los envases de sal de Epsom recomiendan usar tazas de sal de Epsom en un baño bien lleno y remojar durante 12 a 15 minutos.

Por otro lado, según David Jockers DC, MS, CSCS, debe usar la cantidad de sal de Epsom que se correlacione con su peso corporal y debe permanecer en el baño durante 20 a 40 minutos. Los primeros 20 minutos extraen las toxinas, mientras que los siguientes 20 permiten que el cuerpo absorba los minerales.

Aquí están las cantidades de sal de Epsom que recomienda:

  • Niños de menos de 60 libras: ½ taza
  • Individuos entre 60-100 libras: 1 taza
  • Individuos entre 100-150 lbs: 1½ tazas
  • Individuos entre 150-200 libras: 2 tazas

Debe agregar ½ taza adicional de sales por cada 50 libras más.

Puede usar un cepillo seco durante 5 minutos más o menos para moverse a lo largo de la linfa y abrir los poros con el fin de impulsar la desintoxicación. Para una desintoxicación más profunda, agregue media taza de vinagre de sidra de manzana crudo sin filtrar.

Para que tu baño sea más relajante, puedes agregar unas gotas de aceites esenciales como lavanda y agregar unas cucharadas de bicarbonato de sodio. Para hidratar la piel, agregue una cantidad generosa de aceite de coco.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!