Si tu chico alguna vez hace estas 4 cosas, no te cases con él

El concepto de que una relación amorosa entre socios debe tener que ver con el amor y el respeto nunca debe olvidarse. Hay una gran cantidad de relaciones verdaderamente saludables en las que ambos socios se comunican, muestran respeto y afecto y trabajan duro para mantener la relación en buen estado.
Desafortunadamente, también hay una gran cantidad de relaciones que no se parecen en nada a la relación antes mencionada. Aún más angustiante es que muchas de estas relaciones destructivas evolucionaron a pesar de los primeros signos de disfunción. Para las mujeres, estos letreros deben ser factores decisivos que griten “¡No te cases con él!”. Los cuatro factores decisivos más importantes deberían ser:

El temperamento y la violencia La
violencia no tiene que volverse física para hacer sonar las alarmas. Si un hombre es propenso a arrebatos verbales excesivos y acciones físicas como la destrucción de la propiedad, puede que no sea más que una cuestión de tiempo antes de que la violencia se dirija hacia su pareja en forma de abuso físico. Lo peor de todo es que el mal genio y la violencia tienden a intensificarse y no se pueden solucionar fácilmente sin asesoramiento.

Infidelidad
“Una vez tramposo, siempre tramposo”. Una vez que una persona ha mostrado la voluntad de cruzar la línea, esa voluntad siempre existirá. Si tu hombre tiene un historial de infidelidad en relaciones anteriores o hace trampa al principio de la existente, el amor y el respeto necesarios no están presentes y solo va a empeorar. Las relaciones solo pueden crecer si las personas las toman de una en una.

Adicción El
abuso de drogas, el alcoholismo, la adicción al sexo y el juego compulsivo son problemas de comportamiento altamente destructivos que tienden a acabar con cualquier cosa a su paso. Demasiadas mujeres se sienten obligadas a “salvar” al adicto de sí mismo. La realidad es que la mayoría de los adictos necesitan asesoramiento y apoyo intensivos solo para obtener una pizca de abstinencia y las mujeres no están preparadas para “curar” a un adicto enfermo.

Comportamiento posesivo
Si un hombre muestra signos de celos extremos y propiedad sobre su pareja, lo más probable es que sufra problemas de baja autoestima y poca confianza. Un hombre mentalmente sano comprende la necesidad de interacción social de una mujer y no se interpondrá en su camino. Desafortunadamente, el comportamiento posesivo a menudo conduce a la ira y la violencia.
Si su pareja presenta alguno de estos signos, su mejor opción es seguir adelante y encontrar la relación saludable que se merece. No sea víctima de su necesidad de cuidar y rescatar a un hombre dañado. El hombre adecuado será el que ya se haya centrado en sus problemas para convertirse en el hombre que realmente desea y necesita.
a través de supertastyrecipes.com

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!