La receta del baño de pies con sal de Epsom y vinagre de sidra de manzana, que revierte el dolor de pies en 20 minutos

Los tiempos modernos son muy tensos y estresantes por lo que nos enfrentamos a numerosos problemas de salud que no debemos ignorar. Los principales problemas de los tiempos modernos son la ansiedad y el agotamiento, pero las personas también tienen que lidiar con el dolor de pies a diario. Este es un problema de salud común y, si no se trata, puede causar problemas graves.

Por lo general, las personas experimentan un dolor intenso y una incomodidad con solo colocar los pies en el suelo y, como dicen, el dolor se siente principalmente en los dedos de los pies y en el arco del pie. Esta condición generalmente ocurre en períodos de cambio de calzado estacional. Le pueden doler mucho los pies si cambia el uso de botas por sandalias. Para aliviar el dolor, debe hacer ejercicio antes de caminar e incluso si el dolor no desaparece, le dará una sensación de alivio y comodidad.

Sin embargo, no tiene que preocuparse porque la naturaleza nos ha proporcionado algunas soluciones naturales para casi todos los problemas. Algunos de los ingredientes útiles que puede utilizar para tratar este problema son la sal de Epsom y el vinagre de sidra de manzana. La mejor parte de estos remedios naturales es que son baratos pero aún extremadamente efectivos.

La verdad sobre el baño de pies con sal de Epsom y vinagre de sidra de manzana

Antes de comenzar con el tratamiento, primero debe saber un par de cosas sobre los ingredientes:

  1. Agua caliente

En el pasado, muchas personas usaban agua caliente para aliviar el dolor porque actúa como un analgésico natural. Incluso la tuberculosis y la artritis se han tratado con remojo en agua caliente. La razón por la que la gente usa agua caliente es porque proporciona relajación a los huesos y músculos y reduce considerablemente el estrés. Además de eso, el agua caliente también activa el flujo sanguíneo que, además, contribuye a un mejor movimiento del pie. El agua caliente también puede fortalecer las articulaciones y aliviarlas al mismo tiempo, para darles movilidad y flexibilidad adicionales al caminar. Sin embargo, cabe mencionar que el agua tibia es siempre una mejor alternativa que el agua caliente, ya que previene la irritación y el daño de la piel. Para tratar sus pies y reducir el dolor, debe remojarlos en agua por debajo de 39C o 102D. Por otro lado, si el agua está demasiado caliente, puede contribuir a un latido cardíaco rápido, así que asegúrese de establecer la temperatura correcta. Otra cosa que debes saber es que debes mover los dedos de los pies tanto como puedas mientras los sumerges en agua tibia, para aumentar su capacidad y movimiento.

  1. Sal de Epsom

La sal de Epsom es una rica fuente de muchos minerales entre los que se encuentra el magnesio y por eso es extremadamente beneficioso para nuestra salud en general. Es bueno para neutralizar las toxinas del cuerpo de una manera fácil, ayuda al cuerpo a relajarse y perder. Además de los minerales, la sal de Epsom también es abundante en sulfatos, por lo que cuando se combinan con magnesio, le brindan a su cuerpo muchos efectos positivos como: mejor circulación sanguínea, mejor trabajo del corazón y latidos cardíacos equilibrados. Además, estos ingredientes ayudan en la regulación de los niveles de presión arterial. La combinación de magnesio y sulfatos mejora el funcionamiento del sistema nervioso y el equilibrio del rendimiento electrolítico. También regulaba los niveles de calcio, ordenando el contenido de electrolitos.

  • Mejora el uso de insulina corporal y reduce el riesgo de desarrollar diabetes.
  • Elimina sustancias químicas y toxinas del cuerpo y alivia los calambres musculares al ayudar al cuerpo a combatir sustancias nocivas.
  • Previene la inflamación, los calambres, el dolor y el dolor.
  • Gracias a los niveles suficientes de magnesio dentro del cuerpo, esta combinación alivia el estrés y reduce los niveles de adrenalina. Además, el magnesio produce mucha serotonina, un compuesto que mejora el estado de ánimo. Todo esto contribuye a mejorar y potenciar la función del cerebro.
  1. Vinagre de sidra de manzana

Ya conoce los increíbles beneficios para la salud del vinagre de sidra de manzana, por lo que usarlo para tratar el dolor en los pies no es una excepción. Hidrata los pies y la piel en general porque posee potentes propiedades antifúngicas. Además, ACV es capaz de neutralizar el olor desagradable de los pies y suavizarlos y prevenir grietas y daños en la piel. Para restaurar su salud, debe usar ACV para exfoliar sus pies.

Ingredientes de la receta del baño de pies:

  • Medio galón de agua tibia
  • Media taza de sal de Epsom
  • Dos tazas de vinagre de manzana

Preparación:

Vierta todos los ingredientes en una tina o un recipiente grande y mézclelos bien. Después de eso, remoje sus pies en la solución y manténgalos adentro hasta que el agua se enfríe. Repite este tratamiento a diario durante una semana.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!