Echa un vistazo a tus pies y mira lo que dicen sobre tu salud

No muchas personas lo saben, pero nuestros pies son sorprendentes herramientas de diagnóstico que podemos utilizar para encontrar pistas que pueden señalar varios problemas de salud. No necesitas ser médico para entender lo que te dicen tus propios pies sobre el estado de tu organismo. Es importante saber qué síntomas de advertencia debes tener en cuenta cuando se trata de tus pies.

Genial.guru ha recopilado una lista de las señales o síntomas más reveladores en tus pies que podrían ser indicadores alarmantes sobre tu salud en general.

1. Pies sin velloz

La mayorías de las personas tiene algunos pelos o vellos en sus pies, especialmente en los dedos, independientemente de su género. Sin embargo, si notas que tus pies se vuelven más suaves y te das cuenta de que ya no tienes vello en esa área, podría ser un signo de problemas de circulación graves.

Por lo general, es causado por una enfermedad cardiovascular, como la arteriosclerosis, lo que causa que tus arterias se endurezcan, dificultando que el corazón bombee sangre de manera efectiva a todo el cuerpo. Cuando sucede algo así, el corazón entra en modo de recuperación, donde la prioridad es la distribución de la sangre a los órganos vitales, dejando las extremidades, como los pies, con un suministro sanguíneo reducido.

2. Coiloniquia o uñas de los pies hundidas

La coiloniquia es una enfermedad de las uñas que causa que estas se vuelven anormalmente delgadas y pierdan su convexidad. Se vuelven planas o incluso cóncavas en sus forma, pareciendo una cuchara. Esta condición comienza a aparecer en el centro de la uña a medida que desciende y los bordes se elevan para dar una apariencia redondeada.

Este tipo de afección está asociada con la deficiencia de hierro, también conocida como anemia, que es el trastorno sanguíneo más común en el mundo. Cuando una deficiencia de hierro no se trata, puede causar una serie de problemas de salud adicionales como la fatiga, piel pálida, dificultad para respirar y dolor de pecho, así como mareos, dolores de cabeza, en fin, la lista continúa.

3. Llagas a largo plazo

Si tienes una llaga que aparece en el pie y tarda mucho tiempo en sanar o está ahí permanentemente y se ve como una herida abierta o eccema, entonces podría ser un signo de diabetes. Este tipo de heridas se llaman úlceras diabéticas. Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre y los altos niveles de grasa, como los triglicéridos, pueden dañar los nervios. Esto hará que sea difícil para el cuerpo sanar heridas, especialmente en los pies.

La diabetes influye en las úlceras del pie de diferentes maneras y es importante que las personas con diabetes entiendan las consecuencias potencialmente graves de no tratar las heridas y úlceras. Desafortunadamente, para algunas personas que sufren diabetes, el resultado final de una úlcera en el pie puede ser la amputación. Sin embargo, las úlceras de pie menos graves aún pueden tomar un tiempo prolongado para sanar y ser muy dolorosas e incómodas.

  • Obtén atención médica inmediata para una llaga abierta o una herida.
  • Trabaja con un profesional médico para controlar tu diabetes.

4. Pies fríos

Aunque los pies fríos son una ocurrencia muy común en todos nosotros, si tienes pies anormalmente fríos sin ninguna razón en particular, esto podría ser un signo de disfunción de la tiroides. La baja actividad tiroidea puede asociarse con una homocisteína excesiva, un aminoácido que se asocia con enfermedades cardíacas, mala circulación sanguínea y vasos sanguíneos muy rígidos.

Esto se debe a que los nutrientes esenciales transportados en los vasos sanguíneos no llegan a las extremidades con tanta frecuencia. La falta de circulación de la sangre a las extremidades como las manos y los pies también puede aparecer como infecciones fúngicas crónicas.

5. Uñas de los pies amarillas

Las uñas amarillas más gruesas de lo normal son obra de una infección fúngica. Estas infecciones suelen ser causadas por hábitos personales, como el uso de zapatos hechos de materiales no transpirables que hacen que el sudor se mezcle con las bacterias.

El uso de calcetines sudados durante largos períodos de tiempos o ir descalzo a lugares públicos también puede conducir a infecciones por hongos. Si crees que tienes una infección, habla con tu médico sobre las opciones de tratamiento, incluyendo los productos de venta libre que pueden beneficiarte.

6. Entumecimiento

La neuropatía es una de las complicaciones a largo plazo de la diabetes y afecta los nervios. Nuestros nervios son responsables de comunicar mensajes entre nuestro cerebro y cuerpo, lo que activa nuestros sentidos y nos permiten tocar, sentir, ver, oír y movernos. Por lo tanto, si estos nervios se dañan y pueden causar problemas en varias partes del cuerpo.

La neuropatía es el resultado de niveles altos de glucosa en la sangre que dañan los vasos sanguíneos que irrigan los nervios. Esto luego evita que los nutrientes lleguen a los vasos sanguíneos, lo que lleva a la desaparición de la fibra nerviosa.

La neuropatía sensorial daña los nervios que llevan los “mensajes” de tacto, dolor, temperatura y otras sensaciones desde la piel hasta el cerebro. Afecta principalmente a los nervios ubicados en las piernas y los pies, pero en algunos casos, también puede afectar los brazos y las manos.

Si has perdido la capacidad de sentir dolor en los pies, experimentas hormigueo o entumecimiento o incapacidad de sentir el cambio de temperatura, consulta a tu médico para ver qué puedes hacer para mejorar tu tratamiento contra la diabetes.

7. Dolor en las articulaciones del pie

El dolor en las articulaciones de los pies, también conocido como artritis reumatoide, es una condición en la que el sistema inmune ataca por error a su propio tejido corporal. Por lo general, afecta el revestimiento de las articulaciones, causando hinchazón dolorosa que eventualmente puede resultar en la erosión ósea y la deformidad de las articulaciones.

La inflamación que se asocia con la artritis reumatoide es lo que también puede dañar otras partes del cuerpo, aunque la inflamación de esta afección se puede controlar con los medicamentos modernos, los casos más graves de artritis reumatoide pueden causar discapacidades físicas diferentes.

Si crees que estás experimentando algo como esto, definitivamente querrás que revisen tus articulaciones lo antes posible.

8. Pies escamosos

El pie de atleta es una enfermedad inflamatoria de la piel que afecta la planta del pie y la piel entre los dedos. Suele aparecer de color rojo, escamoso,con incrustaciones y puede estar cubierto de ampollas más pequeñas. A pesar del nombre que se le da, puede afectar tanto a atletas como a los que no practican deporte.

Por lo general, es causado por una infección fúngica contagiosa llamada “tinea pedis” que las personas pueden obtener al caminar descalzas en lugares públicos como gimnasios, piscinas públicas, duchas comunitarias y salones de uñas.

El pie de atleta se puede curar muy fácilmente con cremas antimicóticas, sin embargo, si también padeces diabetes o un sistema inmune débil, es mejor consultar a tu médico.

9. Hipocratismo digital

La acropaquía, también llamada hipocratismo digital, se refiere a ciertos cambios físicos en las uñas que son el resultado de una afección médica subyacente. Estos cambios pueden consistir en un aumento de redondez de las uñas, la curvatura hacia abajo de las uñas, ablandamiento de la base de la uña o agrandamiento de las puntas de los dedos de las manos o los pies acompañados de un poco de enrojecimiento.

No se entiende por completo por qué se produce esta discordancia o este padecimiento, sin embargo, ciertas enfermedades activan sus componentes en el torrente sanguíneo. Esto puede desencadenarse por diversas afecciones que están relacionadas con los pulmones y el sistema respiratorio, como el cáncer de pulmón, la fibrosis quística, la fibrosis pulmonar, la bronquiectasia o la asbestosis. El hipocratismo digital puede ser también un síntoma de varias otras enfermedades y trastornos como diferentes tipos de cáncer, defectos cardíacos, tiroides hiperactivas, inflamación en el intestino y enfermedad hepática.

Deberías hacer una cita con tu médico si notas signos de hipocratismo digital en tus uñas de las manos o de los pies. Las condiciones subyacentes que causan este tipo de afección son graves y el diagnóstico temprano puede conducir a un tratamiento más efectivo.

10. Dedos de los pies que cambian de color

Los dedos de los pies que cambian de color es una característica principal de la enfermedad de Raynaud. La enfermedad de Raynaud es una afección que hace que las extremidades de tu cuerpo, como los dedos de las manos y de los pies, cambien de color y se sientan insensibles y fríos en respuesta a los cambios de temperatura o al estrés. Esto sucede porque las arterias más pequeñas que distribuyen sangre a la piel se estrechan, lo que limita la circulación de la sangre a las áreas afectadas.

Durante un ataque cuando se sufre esta enfermedad, las áreas afectadas de la piel generalmente se vuelven blancas. Después de eso, pueden ponerse azules y sentir frío, así como entumecimiento. A medida que la persona se calienta y la circulación mejora, el área afectada se vuelve roja con algo de hinchazón y picazón.

Deberías ver a tu médico de inmediato si tienes un historial de enfermedad de Raynaud en tu familia y notas una lesión o una infección en los dedos de las manos o de los pies.

11. Planta de los pies roja y dolorosa

Si notas que las plantas de tus pies se vuelven rojas, con dolor y, a veces, incluso se sienten adormecidas, esto podría ser un signo de trombosis venosa profunda. Esta es una condición seria que ocurre cuando una parte de un coágulo de sangre se rompe en el torrente sanguíneo y bloquea uno de los vasos en los pulmones. Puede causar dolor e hinchazón en la pierna y puede provocar complicaciones, como una embolia pulmonar, que puede poner en peligro tu vida si no se trata a tiempo.

La trombosis venosa profunda generalmente ocurre en personas que tienen más de 50 años, pero los antecedentes familiares de la enfermedad y ciertas elecciones de estilo de vida pueden desencadenar esta enfermedad a más temprana edad. Por ejemplo, los fumadores, las personas con sobrepeso, las personas que han tenido lesiones y fracturas óseas, los usuarios de controles de natalidad, o incluso aquellos que permanecen sentados durante largos períodos de tiempo pueden padecer esta afección.

Por extraño que parezca, los síntomas solo ocurren en aproximadamente la mitad de las personas que padecen esta afección, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

Los síntomas comunes incluyen:

  • Hinchazón en el pie, la planta del pie o el tobillo
  • Dolor acalambrante en el área afectada
  • Piel más caliente en las áreas afectadas
  • La piel en el área afectada se vuelve roja o azul

Si crees que estás sufriendo una trombosis venosa profunda, debes visitar a tu médico lo antes posible. Puede convertirse en una afección más grave, como se mencionó anteriormente (embolia pulmonar), que puede impedirte respirar.ANUNCIOS

12. Pies que se deforman

Si notas que sientes dolores repentino y severos en los lados de los dedos de los pies y también notas que estos comienzan a deformarse lentamente con el tiempo, podría ser un síntoma de gota. Cuando tienes gota, tienes niveles más altos de lo normal de ácido úrico en tu cuerpo, que se acumula alrededor de las articulaciones y forma cristales úricos.

Uno de los desencadenadores más comunes de la gota es la deshidratación. Cuando tu cuerpo está deshidratado, aumenta la cantidad de ácido úrico que produce y luego esto da como resultado la hiperuricemia. En individuos sanos, el ácido úrico fluye a través de hígado, al torrente sanguíneo, donde se excreta en la orina o pasa a través del intestino para regular los niveles. Cuando se está deshidratado, los riñones no funcionan correctamente y el ácido úrico no se elimina de la sangre a través de la excreción y comienza a acumularse alrededor de las articulaciones, especialmente en los pies.

Si esta afección no se trata, puede causar daño permanente a tus articulaciones. Por lo tanto, si crees que estás sufriendo de gota, es importante que hagas una cita con tu médico de inmediato para evitar que se desarrollen más problemas.

¿Has sido diagnosticado con alguna de estas condiciones de salud o notado alguno de estos síntomas en tus pies sin saber lo que significan? ¿Ya has acudido al doctor? ¿Cuál fue tu experiencia? ¡Por favor, haznos saber en los comentarios a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!