SALSA GRAVY VEGANA

La salsa gravy se utiliza para acompañar platos como el puré de patatas o el pastel de carne. Ésta es una versión vegana que se prepara en 15 minutos.

La salsa gravy es una salsa típica de los países anglosajones que se suele utilizar para acompañar platos como el puré de patata, arroz o ciertos platos de carne.

La receta tradicional no es vegana porque suele llevar caldo de carne y en muchas ocasiones mantequilla y leche, pero mi receta está hecha con aceite de oliva virgen extra, caldo de verduras y leche vegetal.

Es una versión más saludable y ligera, pero que está increíblemente rica, además, se prepara en tan sólo 15 minutos.

He preferido usar ajo y cebolla en polvo para acortar el tiempo de preparación, pero puedes saltear ajo y cebolla frescos en un poco de aceite si lo prefieres.

Este tipo de salsa suele ser muy popular en celebraciones como Acción de Gracias o Navidad, pero está tan rica que yo personalmente podría tomarla todas las semanas. 

CÓMO HACER SALSA GRAVY VEGANA – PASO A PASO

Fotos paso a paso de cómo preparar salsa gravy vegana casera
  • Echa el aceite en una olla o cazo y cuando esté caliente añade la harina. Remueve con unas varillas y cocina a fuego medio durante 1 ó 2 minutos o hasta que empiece a dorarse (foto 1).
  • Añade las especias (ajo en polvo, cebolla en polvo, romero, tomillo y pimienta) y vuelve a remover (foto 2).
  • Echa el tamari o salsa de soja y remueve (foto 3).
  • Añade el caldo de verduras y la leche poco a poco mientras remueves con las varillas para que no se formen grumos (foto 4).
  • Cocina a fuego medio durante unos 5 minutos o hasta que espese, removiendo frecuentemente (foto 5)
  • Sirve inmediatamente con platos como puré de patatas vegano o pastel de carne vegano (foto 6). Puedes guardar las sobras en un recipiente hermético en la nevera durante unos  3 ó 4 días o en el congelador durante 3 ó 4 meses. 

CONSEJOS

  • Si no puedes tomar gluten, puedes usar cualquier harina sin gluten. Yo he probado la receta usando harina de arroz integral y queda muy bien.
  • Hay recetas que usan maicena u otros almidones, pero yo personalmente prefiero utilizar harina integral porque está menos procesada.
  • Si no puedes tomar soja, usa otra leche vegetal que no sea de soja y sustituye el tamari o salsa de soja por sal al gusto. Es importante que uses una leche vegetal sin endulzar.
  • Si no quieres usar aceite, puedes sustituirlo por agua o caldo de verduras o echar directamente todos los ingredientes en el cazo u olla, mezclarlos y cocinarlos hasta que espese.
  • Si te gusta la salsa gravy más espesa, añade menos líquido y si te gusta más líquida, añade más.
  • Puedes usar las hierbas secas y especias que quieras.
  • Ten en cuenta que la salsa espesa en la nevera o incluso si la dejas a temperatura ambiente unos minutos. Lo ideal es servirla recién hecha o recalentarla siendo las instrucciones de esta entrada.
  • Si quieres que tu salsa tenga un color más oscuro, prueba a utilizar salsa de soja oscura.
Foto de un bol con puré de patatas con salsa gravy vegana por encima

¿CON QUÉ PUEDO SERVIR LA SALSA GRAVY VEGANA?

La salsa gravy se puede comer de mil formas diferentes: con patatas asadas, patatas fritas, puré de patatas, arroz, sucedáneos de la carne como el seitán, el tofu o el tempeh o con otros platos como el pastel de carne vegano.

A mi como más me gusta es con puré porque le da un sabor más intenso y hace que esté más jugoso, pero con patatas fritas también está muy rica.

¿SE PUEDE CONGELAR LA SALSA GRAVY?

Sí, sólo tienes que guardarla en el congelador en un recipiente hermético y puede durar unos 3-4 meses. Para descongelarla, deja el recipiente en la nevera la noche anterior y al día siguiente recaliéntala en un cazo u olla a fuego medio-bajo removiendo frecuentemente con unas varillas para que no se formen grumos.

¿SE PUEDE RECALENTAR LA SALSA GRAVY?

Sí, sólo tienes que echarla en un cazo u olla (es mejor usar un cazo porque la superficie es más pequeña y se va a recalentar de forma más uniforme) y cocinarla a fuego medio-bajo, removiendo frecuentemente con ayuda de unas varillas para evitar que se formen grumos hasta que esté caliente. 

Si tu salsa queda muy espesa, prueba a echar un poco más de líquido (caldo y/o leche), remueve y cocina hasta que esté caliente y hasta que obtengas la consistencia deseada. Ten cuidado de no pasarte.

Foto desde arriba de un bol con puré de patatas y salsa gravy vegana

¿HAS HECHO ESTA RECETA DE SALSA GRAVY VEGANA?

SALSA GRAVY VEGANA

La salsa gravy se utiliza para acompañar platos como el puré de patatas o el pastel de carne. Ésta es una versión vegana que se prepara en 15 minutos.

  • Preparación: 5 mins
  • Cocción: 10 mins
  • Total: 15 minutos
  • Raciones: 8 1x
  • Categoría: Tutorial Paso a Paso
  • Cocina: Vegana, Americana

SCALE 1x2x3x

INGREDIENTES

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 taza de harina (30 g), yo usé harina de trigo integral (versión sin gluten en notas)
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/4 cucharadita de romero
  • 1/4 cucharadita de tomillo
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de tamari o salsa de soja
  • 2 tazas de caldo de verduras (500 ml)
  • 1 taza de leche vegetal sin endulzar (250 ml), yo usé leche de soja

INSTRUCCIONES

  1. Echa el aceite en una olla o cazo y cuando esté caliente añade la harina. Remueve con unas varillas y cocina a fuego medio durante 1 ó 2 minutos o hasta que empiece a dorarse.
  2. Añade las especias (ajo en polvo, cebolla en polvo, romero, tomillo y pimienta) y vuelve a remover.
  3. Echa el tamari o salsa de soja y remueve.
  4. Añade el caldo de verduras y la leche poco a poco mientras remueves con las varillas para que no se formen grumos.
  5. Cocina a fuego medio durante unos 5 minutos o hasta que espese, removiendo frecuentemente.
  6. Sirve inmediatamente con platos como puré de patatas vegano o pastel de carne vegano. Puedes guardar las sobras en un recipiente hermético en la nevera durante unos 3 ó 4 días o en el congelador durante 3 ó 4 meses. Para recalentar la salsa gravy sólo tienes que usar un cazo u olla y cocinarla a fuego medio-bajo, removiendo frecuentemente con unas varillas para que no se formen grumos. Si te queda muy espesa, prueba a echar un poco más de caldo y/o leche.

NOTAS

  • He mejorado la receta y la original llevaba sólo 1 y 1/2 tazas de caldo, 1/2 taza de leche, 1 cucharada de tamari o salsa de soja y 1/8 de cucharadita de pimienta negra molida, en el caso de que prefieras la versión anterior.
  • Hay recetas que usan maicena u otros almidones, pero yo personalmente prefiero utilizar harina integral porque está menos procesada.
  • Si no puedes tomar gluten, puedes usar cualquier harina sin gluten. Yo he probado la receta usando harina de arroz integral y queda muy bien.
  • Si no puedes tomar soja, usa otra leche vegetal que no sea de soja y sustituye el tamari o salsa de soja por sal al gusto.
  • Si no quieres usar aceite, puedes sustituirlo por agua o caldo de verduras o echar directamente todos los ingredientes en el cazo u olla, mezclarlos y cocinarlos hasta que espese.
  • Si te gusta la salsa gravy más espesa, añade menos líquido y si te gusta más líquida, añade más.
  • Puedes usar las hierbas secas y especias que quieras.
  • Si quieres que tu salsa tenga un color más oscuro, prueba a utilizar salsa de soja oscura.

NUTRICIÓN

  • Tamaño de la ración: 1/8 de la receta
  • Calorías: 63
  • Azúcar: 1 g
  • Sodio: 396 mg
  • Grasas: 4,2 g
  • Grasas saturadas: 0,6 g
  • Hidratos de carbono: 4,6 g
  • Fibra: 0,9 g
  • Proteína: 2,3 g

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!